martes, 4 de mayo de 2010

El caso de Julia y su gigantomastia bilateral

Esta es la historia de Julia, una joven peruana de 29 años que tuvo que pasar por quirófano para reducir el tamaño de unos pechos que durante siete años no pararon de crecer. Ocurrió justo después de los nacimientos de su tercer y cuarto hijo, cuando la gigantomastia bilateral llegó a cotas insospechadas: el seno derecho llegó hasta siete kilos mientras el izquierdo casi a los cinco, provocando un tumor que a la postre resultaría benigno. Según la propia Julia fue una temporada “horrible. Si intentaba levantarme me desmayaba porque no soportaba el peso de mis pechos”... Por suerte, la operación fue todo un éxito y se le pudo extirpar 15 kilos de tejido de sus glándulas mamarias.

1 comentario:

BF dijo...

que me los pase a mi !
jajajaja
uno se rie, pero debe ser horrible pasar por eso :S